Impacto 107.3

lunes 22 de abril de 2024

Bella Vista: Lluvia De Gran Intensidad | Ahora: 22.94°C | ST: 23.51°C

Una cuchara y una moneda usadas como pala más una balsa hecha con 50 impermeables: así fue la fuga de Alcatraz

Ocurrió en 1962 y aún hoy se desconoce si los reclusos lograron o no cumplir su objetivo. El hecho provocó el cierre de la penitenciaría conocida como “La Roca”.

Todo el caso de la fuga de Alcatraz gira alrededor de un solo hombre: Frank Morris. Era de Washington y había sido abandonado por su mamá primero y por su padre después. A los once años, comenzó su recorrido por dististas familias adoptivas, un recorrido relativamente cierto porque a los trece años fue preso por robo.

No tenía buen carácter y las condiciones de detención siempre fueron duras para él. Salió pero antes de los dieciocho años lo agarraron con drogas y luego cayó por un robo a mano armada. Su vida comenzó entrando y saliendo de prisión y continuaría de la misma manera. No había cárcel que lo contuviera y se creó una fama de especialista en fugas, aunque no tenía compañeros muy despiertos ni demasiada planificación.

Así lucirían hoy los presos fugados si hubieran logrado su cometido.
Así lucirían hoy los presos fugados si hubieran logrado su cometido.

El primer fracaso de Frank Morris

Un fracaso estrepitoso de Morris fue cuando con otros cuatro quiso escaparse de la prisión de Atlanta. El procedimiernto era muy sencillo, hasta infantil: correr hasta el muro y escalar. Los bajaron de los pantalones, a los cuatro. Para las autoridades penitenciarias, fue la gota que colmó el vaso. Los mandaron a todos a la madre de todas las prisiones, aquella de la que nadie se podía escapar, la pequeña isla de Alcatraz, frente a la costa vde San Francisco, también llamada comúnmente “La Roca”. Decìan que allí perimero te ablandaban los guardias y después te ablandaba el lugar. Nadie había podido escapar.

Morris ingresó el 20 de enero de 1960. Tenía treinta y cuatro años y la identifcacion de recluso AZ1441. También los otros tres que habían intentado huir de la cárcel de Atlanta con él, es decir Alien West y los hermanos John y Clarence Anglin, de 32 y 31 años y con la identificación AZ1476 y AZ1485 respectivamente. Morris los convenció que serían los primeros en huir de esa isla sin necesidad de enfrentarse con los guardias, como había ocurrido entre el 2 y el 4 de mayo de 1946 en la llamada “Batalla de Alcatraz”, un intento de fuga que fracasó y terminó con tres presos muertos, otros dos ejecutados poco después, tres guardias muertos también y trece heridos.

El plan de Morris para fugarse de Alcatraz

Morris tenía otras ideas. Detrás de las celdas de los prisioneros en el bloque B, había un corredor descuidado de un metro. La idea era salir por el conducxto de ventilación hasta ese corredor y aprovechar que el hormigón estaba dañado por la humedad. Usarìan como herramientas una cuchara de metal soldada con plata obtenida de una moneda de 10 centavos y un taladro eléctrico improvisado con un motor de ventilador robado. El ruido seria cubierto por acordeones que tocarían durante la hora de música. A principios de 1962, Morris, West y los hermanos Anglin comenzaron los trabajos.

Como la ruta de escape fue trazada a través de la ventilación, los cuatro sacaron el ventilador y el motor y los reemplazaron con una malla de metal. Dejaron un espacio suficiente para que un hombre delgado pudiera entrar. Cuando todo estuvo preparado, pusieron maniquíes en sus camas hechos de papel maché y pelo que robaron de la peluquería. ¿Y la travesía en el agua? Construyeron una especie de balsa inflable durante muchas semanas con más de 50 impermeables robados. No fue una tarea sencilla ni rápida. Tardaron dos años ocupados en esa balsa. Era demasiado arriesgado subirse a ella pero lo intentaron pues sabían que no podían llegar a la orilla a nado.

El boquete por el que los presos abandonaron sus celdas.
El boquete por el que los presos abandonaron sus celdas.

La noche del 11 de julio de 1962 comenzó la fuga. Pero Alien West no pudo salir de su celda porque los últimos meses había erngordado y no pasaba por el conducto de ventilación. Insiste, logra meterse pero no pasa al túnel siguiente y vuelve a su celda. Hay agentes de la Penitenciaría y del FBI que han estudiado esta fuga que sostienen que West desistió no por sus problemas de peso ¡sino porque pensaba para sus adentros que aunque lograran salir de los bloques de cemento y llegar a la orilla, morirían ahogados (West obtuvo la libertad condicional en 1967, aunque por otro robo volvió a caer preso pero esta vez tuvo una pelea y apuñaló a otro recluso: le dieron perpetua y murió en prisión en 1978 a los 52 años).

La mañana del 12 de julio, durante el recuento diario en el patio, los guardias se dieron cuenta de que faltan algunos internos. Un guardiacárcel caminó frente a la celda de Frank Morris, gritando que era hora de levantarse. Como la figura de la cama no se movìa, metió la mano entre las barras para agarrar el cabello de lo que parece ser la cabeza del recluso. Cuando la cabeza de papel maché rodó por el suelo, el guardia dio un salto del susto. Después de unos minutos, las sirenas se activaron para dar la alarma.

Al examinar cuidadosamente las celdas, los custodios vieron que la rejilla de West también estaba forzada. A cambio de los detalles del plan de fuga, a West le prometieron que no sería castigado.

Las máscaras con la que los reclusos fingieron seguir durmiendo en sus celdas.
Las máscaras con la que los reclusos fingieron seguir durmiendo en sus celdas.

En los días siguientes, se encontraron por la bahía partes de la balsa y una bolsa impermeable con los objetos personales de los hermanos Anglin. Ningún rastro de los fugitivos: ¿fueron arrastrados por las corrientes o su escape tuvo éxito? Que se encontraran los efectos personales de los hermanos hizo suponer que se habían ahogado. ¿Y Morris?

En 1964, la prisión de Alcatraz fue cerrada

Los agentes del FBI continuaron buscando a los tres fugitivos asumiendo que sobrevivieron. En 1979, luego de 17 años de investigación, el caso se declaró oficialmente cerrado ante la falta de evidencia de que los fugados estuviesen vivos.

El documento final del FBI explica las razones: con las fuertes corrientes y la fría temperatura del agua nadie habría sobrevivido durante varios minutos. Según Alien West, el plan involucraba el robo de un automóvil y el robo de una tienda de ropa, pero en los días posteriores a la fuga, no se registraron tales delitos en la Bahía de San Francisco. Tampoco, ninguno de los tres delincuentes fue arrestado posteriormente mientras cometía algún delito. Tampoco. ninguno de los tres volvió con sus familiares.

Fuera de los papeles oficiales, en el ambiente del hampa, se decía que al menos Morris se fugó a Brasil y nunca regresó a los Estados Unidos, una posibilidad incomprobable. Acaso por estos rumores, el propio FBI reabrió el caso y en 2009 se sostenía mientras no existiera certeza de que hubieran muerto. Continuarían recopilando información.