Impacto 107.3

jueves 18 de julio de 2024

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 26.22°C | ST: 26.22°C

Quién fue Gabriele Amorth: el sacerdote que realizó 70 mil exorcismos

En sus 91 años fue el enviado del Vaticano para luchar contra el demonio y es retratado en el filme «El exorcista del Papa».

Gabriele Amorth fue conocido como el «Exorcista del Vaticano» ya que oficialmente realizaba estas prácticas para la diócesis de Roma, el religioso estaba orgulloso de su trabajo y solía hablar de uno de los ritos religiosos más antiguos y controvertidos de la Iglesia Católica Romana.

Amorth fue el inspirador de la saga El Exorcista, el clásico de terror dirigida por William Friedkin con Linda Blair, Ellen Burstyn que se estrenó en 1973​. Ahora de la película El exorcista del Papa, dirigida por Julius Avery​ que cuenta con las actuaciones de Russell Crowe y Franco Nero.​

«El exorcismo es el verdadero milagro de Dios», declaró Amorth a Los Angeles Times en una entrevista en 2004. Aseguró que había realizado 70 de estas ceremonias.

 

Fue un sacerdote muy popular y murió coin un récord de sesiones a lo largo de su vida.

 

 

Amorth falleció en 2016 tras una larga enfermedad y tenía 91 años.

El religioso ayudó a promover el ritual de desterrar al diablo de personas o lugares, que experimentó un cierto resurgimiento en los últimos años. Los exorcismos fueron acogidos por el Papa Juan Pablo II, que reveló haber realizado dos o tres a lo largo de su vida.

Lo cierto es que Amorth afirmó haber realizado decenas de exorcismos, un ritual que no ha cambiado desde la época medieval y que consiste en una serie de oraciones para denunciar y expulsar a Satanás. Su renacimiento se debe a la búsqueda de una explicación religiosa al mal que se percibe en el mundo.

El sacerdote de origen italiano culpaba al diablo de una serie de males, como la pornografía, la drogadicción y el secularismo. Incluso veía a Satanás al acecho en cuentos de magos como la serie «Harry Potter».

La pelea de Gabriele Amorth contra el Diablo

La Iglesia católica enseña que Satanás es real, pero el celo de Amorth por los exorcismos -y su espectacularidad- incomodó a los sectores más progresistas de la Iglesia. Algunos sacerdotes, y otros especialistas, prefieren un enfoque más científico de lo que muchos consideran una enfermedad mental, no una posesión demoníaca.

Se supone que los exorcistas, nombrados por los obispos, deben asegurarse de que la persona que solicita un exorcismo ha buscado primero atención médica. Sólo cuando se descarta una respuesta médica se permite al sacerdote realizar el ritual.

Una película que marcó una época en el cine de terrror.

Amorth dijo en la entrevista de 2004 que seguía esas normas, pero añadió: «Sé que hay muchos escépticos. A menudo se ignora la presencia del diablo».

También dijo que le encantaba la clásica película de terror «El exorcista», dirigida por William Friedkin en 1973 y basada en una novela de 1971 de William Peter Blatty. Puede que algunos de los efectos especiales fueran un poco exagerados, dijo Amorth, pero la película iluminó el trabajo de un exorcista y los peligros de los demonios.

Amorth, quien realizó más de 70.000 exorcismos, no quiere decir que hubiera atendido a 70.000 personas, pues según decía Amorth, una misma persona podía necesitar decenas de sesiones para ser liberada de sus demonios.

El religioso había nacido en 1925 en la ciudad italiana de Módena, se unió a la Sociedad de San Pablo en 1947, se ordenó como sacerdote en 1951 y en 1985 fue nombrado exorcista oficial de la diócesis de Roma.

Aunque se había jubilado, Amorth siguió ejerciendo durante muchos años en la sede de la Congregación de la Sociedad de San Pablo, en las afueras del centro histórico de Roma.