Impacto 107.3

sábado 18 de mayo de 2024

Bella Vista: Muy Nuboso | Ahora: 15.37°C | ST: 14.63°C

La imagen de L-Gante esposado a la espera de la prisión domiciliaria

En «Socios del espectáculo» captaron el momento en el que el cantante volvió de la Fiscalía a la DDI de Quilmes, donde está detenido.

L-Gante sigue complicado en la causa por privación ilegítima de la libertad, amenazas agravadas por arma de fuego y tenencia de estupefacientes, por la que quedó detenido. A la espera de que se concrete la excarcelación extraordinaria que le dictó el juez de Garantías Gabriel Castro, el jueves fue trasladado a la Fiscalía de General Rodríguez por la tenencia de un celular robado y las cámaras de Socios del espectáculo obtuvieron imágenes del referente de la Cumbia 420.

En los breves segundos que dura el video, se lo vio a L-Gante bajar del patrullero, mientras sonreía y mostraba las esposas que le habían puesto los policías para poder llevarlo a la Fiscalía.

El buen humor del cantante está relacionado a la posibilidad de que en los próximos días se termine de definir su salida de la DDI para ir a vivir a la casa del representante, Maxi El Brother, en la localidad de Canning.

De acuerdo a lo que supo TN el día del traslado, a través de su cronista José Fulugonio, L-Gante no declaró en la causa del celular robado. “Su abogado aseguró que puede demostrar que ese teléfono que figura como robado en el año 2021 en el barrio de Palermo llegó a las manos del artista como un canje y que es esa persona la que tiene que explicar el origen del objeto”, puntualizó el periodista.

Según Juan Pablo Merlo, abogado del cumbiero, la Justicia impide que L-Gante obtenga algún beneficio durante el proceso que está atravesando. “Cada vez que ocurre algo que presuntamente aligera la situación judicial, aparece alguna causa que ensucia la investigación. L-Gante no está condenado y no tiene antecedentes penales, está detenido sin ningún tipo de condena”, dijo.

El letrado también anticipó que la semana que viene podría confirmarse la prisión domiciliaria. Una vez que esto ocurra, el artista deberá esperar al juicio oral, que podría ocurrir en 2026 o 2027. Durante ese tiempo el exponente de la cumbia 420 podrá seguir trabajando desde la casa en la que esté detenido, pero no tendrá la posibilidad de dar shows en vivo.