Impacto 107.3

sábado 18 de mayo de 2024

Bella Vista: Muy Nuboso | Ahora: 15.37°C | ST: 14.63°C

La historia argentina de Luka Romero: sus vacaciones en Quilmes, el pasado de su padre en el ascenso y la herencia familiar en el fútbol

Diego, su papá, pasó por el Cervecero y Atlético Rafaela antes de iniciar una carrera en el exterior. Su abuelo es un histórico formador de las inferiores de Quilmes y sus tíos también estuvieron ligados al fútbol en ese club

“Cuando tengo tiempo vengo a visitar a mi familia. Para mí es lo más importante. Cuando vengo para acá con la Selección trato de ir a verlos. Siempre veníamos a pasar las Fiestas, cada año. El otro día me fui para Quilmes a ver a la familia. Tenemos casa, pero trato de quedarme en lo de mis tíos así estoy con ellos y disfruto. Trato de verlos, de estar un tiempito con ellos”.

Luka Romero vivió apenas unos pocos meses en Argentina cuando era un niño, tiempo después de haber nacido en México. No tiene recuerdos frescos de la vida en esos dos países. Sus días los transitó mayormente en España, pero él se siente bien argentino. Un quilmeño más que está despertando ovaciones en cada minuto que suma con la selección argentina en el Mundial Sub 20.

El chico que saltó a la primera del Mallorca con apenas 15 años, 7 meses y 6 días para convertirse en el futbolista más joven en debutar en la Liga de España tiene una herencia familiar plagada de raíces en el fútbol de todo tipo. Sus padres son oriundos de Quilmes, pero el trabajo de futbolista de Diego los llevó a recorrer el mundo. Sin embargo, cada año decidieron retornar con sus hijos para que tanto Luka, como su hermano Tobías, tengan un vínculo estrecho con este país. Y mientras tanto las raíces de la redonda se iban extendiendo en su vida…

Su padre fue jugador profesional, su abuelo un histórico formador de Quilmes y sus tíos también pisotearon este deporte en distintas modalidades. El talentoso atacante que con 18 años brilla en el Mundial Sub 20 con la camiseta de Argentina es el resultado de una familia que tiene como idioma principal a la pelota.

Los hermanos Luka y Tobías Romero en los brazos de AlmeydaLos hermanos Luka y Tobías Romero en los brazos de Almeyda

Diego Adrián es el padre de los mellizos Luka y Tobías –que es arquero–. La decisión de iniciar una carrera por distintos clubes menores del planeta fueron quitando el foco lentamente de su figura, pero la temprana irrupción de Luka en el Mallorca hizo reflotar las historias de sus días como exquisito mediocampista en el ascenso argentino. Al fin y al cabo, el árbol genealógico de los Romero-Bezzana está repleto de frutos futboleros.

El ex mediocampista desembarcó en las inferiores de Quilmes con 8 años y permaneció allí hasta fines de los 90, donde llegó a ser inclusive compañero de un joven Chapu Braña. El Cervecero –que está en la columna vertebral de la historia de Luka– fue el trampolín para guiar a Diego rumbo a Atlético de Rafaela a comienzos del nuevo milenio y luego hacia el exterior: pasó por las máximas divisionales de EsloveniaMéxico Ecuador.

Luka Romero con una de las camisetas de Quilmes que usó su papá como jugador y su hermano Tobías atajando en las inferiores del Penya ArrabalLuka Romero con una de las camisetas de Quilmes que usó su papá como jugador y su hermano Tobías atajando en las inferiores del Penya Arrabal

Las aventuras fuera de los límites de su patria de este mediocampista con recorrido y llegada al gol fueron las que transformaron al pequeño Luka en un ciudadano mexicano: nació en el 2004 mientras su padre defendía la camiseta de los Alacranes de Durango. La tercera pata de su nacionalidad se desarrolló en el epílogo de la carrera de Diego, cuando los Romero decidieron afianzar las estructuras en España donde él despuntó el vicio en el ascenso profundo de ese país. Lentamente, Diego dejaba de ser el nombre principal en las marquesinas del fútbol para convertirse en el padre de la pequeña estrellita.

En esa transición de futbolista a “padre de”, Luka era sondeado por las canteras del Barcelona y el Real Madrid. Un video jugando a la pelota con Dani Alves en la playa se había viralizado en redes por entonces. “Sáquenle las fotos a él, es Leo Messi”, definió ese día el talentoso lateral brasileño a un niñito pelilargo que hacía malabares a su lado con la pelota desde las brillantes arenas de Ses Illetes en Formentera, la isla donde Romero dio sus últimos pasos como profesional. Ese fue el hecho fortuito que acercó a Luka al Mallorca a pesar del insistente contacto desde el Blaugrana o el Merengue. Nadie sabía que Dani estaba señalando a un chiquito que años más tarde haría hablar a los medios del mundo.

Leo y Pepe Romero, tío y abuelo de Luka, durante un partido de futsal en QuilmesLeo y Pepe Romero, tío y abuelo de Luka, durante un partido de futsal en Quilmes

Por las calles del sur del conurbano bonaerense ya era un secreto a voces que el pequeño Romero era una estrella en proyección desde antes de levantar suspiros a los poderosos de Europa o sorprender al propio Alves. No es casualidad ese susurro que se oía y no todo tiene que ver con el pasado de Diego en el club de la ciudad. Una parte de las raíces de ese frondoso árbol llevan el nombre de Pepe Romero, el abuelo de Luka. Todo aquel que haya caminado por los recintos juveniles del Cervecero que hoy milita en la segunda división de Argentina conoce a Pepe. Impulsó la creación del predio juvenil en esa entidad, fue líder de las estructuras de inferiores y entrenador de las categorías menores.

El hombre que previamente comandó durante cinco años a las juveniles de Guatemala –adonde también tuvo un paso en inferiores Gustavo, el hermano mayor de Diego– es una referencia en Quilmes ya sea como impulsor del futsal (disciplina que se disolvió) o en cancha de 11.

En el fútbol de salón se formó otra de las ramificaciones de los Romero: Leonel, hermano de Diego, estuvo en los equipos juveniles de cancha de 11 pero hizo gran parte de su trayectoria como pivote con la camiseta de Quilmes de futsal hasta llegar a ser el capitán del primer equipo de ese club y director técnico de juveniles. Luego emigró a primera división con Independiente y tuvo su despedida con la camiseta de Unión de Ezpeleta, cuando un accidente vehicular lo obligó a abandonar la práctica deportiva.

Alfredo Bezzana, uno de los tíos de Luka, con la ropa de QuilmesAlfredo Bezzana, uno de los tíos de Luka, con la ropa de Quilmes

Pero la semilla no fue germinada sólo por un costado familiar: los Bezzana, la rama de su madre Vanina, también aportaron lo suyo. El abuelo, Alfredo, llegó hasta la reserva de Quilmes en la década del 60 antes de seguir con su vida deportiva en San Juan. Los dos hermanos de su madre, Flavio Alfredo, fueron parte también de la reserva del Cervecero antes caminar hacia otros destinos.

Alfredo, marcador central, además estuvo en el plantel de Talleres de Remedios de Escalada que logró el ascenso a la B Nacional en 1988. Mientras que Flavio, un mediocampista por derecha, se destacó por sus habilidades en Atlético de Trenque Lauquen una vez que se marchó del club cervecero.

El jovencito, que se crió en España, eligió ponerse la camiseta juvenil de la selección argentina desde chico: formó parte del Sub 15, estuvo bajo la órbita de Pablo Aimar en la Sub 17 y ya dio muestras de su talento durante el Mundial Sub 20. Los que lo conocen saben que todos los años pasa sus vacaciones en el país con sus familiares y que es fanático del fútbol argentino. El fruto, al parecer, nunca cae demasiado lejos del árbol. “Cuando llego acá, siento que es mi casa, toda mi familia es Argentina. La verdad que me siento argentino”le dijo a Infobae días antes de iniciar el torneo juvenil.

“A mí me avisó de la existencia de Luka un abogado de Mar del Plata, Lelo Rodríguez, quien me puso en ambiente, me explicó un poco de cómo venía la mano de su familia y medio que me sorprendí: ¡claro, con razón quiere jugar para Argentina! Tiene un peso familiar atrás que debe ser lindo”, le detalló a este medio Alejandro Saggese, el DT que lo metió en la estructura de los juveniles de Argentina.

El grito del golazo que marcó Luka Romero ante Nueva Zelanda (Foto: Getty)El grito del golazo que marcó Luka Romero ante Nueva Zelanda (Foto: Getty)

Más allá de haberse formado en las categorías juveniles de Mallorca, Luka decidió dar un nuevo salto en su carrera un año después de haber debutado en el fútbol español. Firmó con Lazio de Italia y en 2022 anotó su primer gol con el equipo mayor.

En el elenco que posiblemente culminará la Serie A en la segunda colocación detrás del campeón Napoli no tuvo los minutos que esperaba para seguir desarrollando su potencial. Esta situación, incluso, puso en riesgo su presencia en el torneo juvenil: Luka estuvo en duda para sumarse a la lista de Javier Mascherano hasta el último minuto y la baja de Facundo Buonanotte lo benefició.

Luka Romero debutó contra el Real Madrid en junio del 2020 (Foto: EFE)Luka Romero debutó contra el Real Madrid en junio del 2020

No era un tema vinculado a su capacidad el de las dudas sobre su citación, sino más bien de inactividad. Teniendo en cuenta que recién cumplirá los 19 años en noviembre próximo, el técnico Maurizio Sarri decidió llevarlo de a poco. Lo mantuvo en el banco de suplentes durante la mayoría de los juegos de Lazio en el torneo local, pero le dio minutos en apenas 21 partidos a lo largo de las últimas dos temporadas contabilizando todas las competencias que afrontó el equipo.

Mientras su familia lo sigue por cada sede del Mundial Sub 20 con una bandera con los colores argentinos y un escudo de Quilmes, un detalle resuena en el futuro de Romero: su contrato con el elenco italiano terminará en junio próximo y no está claro si continuará allí. Por lo pronto, los rumores aseguran que el Inter ya lo tiene apuntado en su radar. Y los chispazos que está mostrando en este Mundial Sub 20 seguramente despertarán el interés de otros tantos equipos en el planeta…

Luka Romero emigró a Lazio tras su debut en Mallorca (Foto: Marco Rosi/Getty Images)Luka Romero emigró a Lazio tras su debut en Mallorca