Impacto 107.3

domingo 16 de junio de 2024

Bella Vista: Nubes | Ahora: 19.93°C | ST: 20.46°C

El mundo comienza a poner un ojo en las turbias maniobras marítimas de China

Estados Unidos y sus aliados utilizan nuevas herramientas para rastrear la actividad militar y la pesca ilegal del régimen

En enero de 2021, una flota de pesqueros chinos se acercó a la costa de Omán, aparentemente en busca de calamares. Según los transpondedores de identificación automática de los barcos, permanecían justo fuera de la Zona Económica Exclusiva (EEZ) de Omán, que le otorga el control de los derechos de pesca hasta 200 millas náuticas (370 km) de sus costas. Pero las señales de radio de los buques, detectadas por satélites comerciales, contaban otra historia. Indicaban que los barcos estaban faenando dentro de las EEZ de Omán en una presunta incursión ilegal en las valiosas poblaciones de calamares del Estado del Golfo.

Esta fue una de las primeras demostraciones de una nueva herramienta utilizada por Estados Unidos y sus aliados para ayudar a descubrir las actividades ilegales o agresivas de China en el mar. Están contratando a empresas privadas para que proporcionen a los gobiernos de toda la región Indo-Pacífica datos casi en tiempo real, recogidos desde el espacio, que les ayuden a vigilar las aguas costeras y a utilizar con mayor eficacia sus limitados recursos navales y de guardacostas.

Los datos se facilitan en el marco de la iniciativa Indo-Pacific Maritime Domain Awareness, o IPMDA, lanzada en mayo de 2022 en la segunda cumbre de líderes de la “Cuadrilateral”, un bloque formado por Estados UnidosAustraliaIndia Japón. Ahora es uno de los ejemplos más claros de cómo esa agrupación está tratando de añadir sustancia a su retórica sobre la defensa de un Indo-Pacífico “libre y abierto” frente a la coerción militar y económica china.

Pero también pone de relieve las sensibilidades de una región en la que muchos países están preocupados por la actividad militar y la pesca ilegal de China, pero se muestran reticentes a desafiarla directamente o a verse arrastrados a su creciente confrontación con Estados Unidos. El gobierno chino ya ha indicado que ve la ipmda como parte de un esfuerzo liderado por Estados Unidos para “construir pequeñas camarillas y avivar la confrontación en bloque” contra China.

Cuando los líderes de la Quad volvieron a reunirse en mayo de 2023, afirmaron que el IPMDA ya estaba proporcionando datos a gobiernos del sudeste asiático y el Pacífico, y que se ampliaría al océano Índico en los próximos meses. Evitaron mencionar a China, subrayando en cambio la utilidad de los datos para combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, y para responder a las crisis humanitarias.

Sin embargo, en una conferencia de seguridad celebrada al mes siguiente, los mandos militares estadounidenses y aliados hicieron hincapié en la importancia estratégica del programa de intercambio de información a través de “centros de fusión” de datos en IndiaSingapurVanuatu y las Islas Salomón. Estos centros existen desde hace algunos años, pero no han compartido datos con la suficiente rapidez o detalle. Los gobiernos también se han mostrado reacios a compartir información clasificada.

La arquitectura está ahí”, declaró el almirante John Aquilino, comandante del Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos, en una mesa redonda celebrada en junio. “Hay que aumentar la capacidad de detección y compartirla” en la región del océano Índico, afirmó, sugiriendo que podría incluirse un centro de seguridad marítima en Omán.

En el mismo panel, Vikram MisriViceconsejero de Seguridad Nacional de India, declaró que el centro de fusión situado a las afueras de Delhi ya había intercambiado datos con más de 22 países y acogido a oficiales de enlace de casi una docena. El Almirante Pierre Vandier, Jefe del Estado Mayor de la Armada francesa, pidió que se combinaran las herramientas militares y civiles, y sugirió incorporar otro centro de datos en Madagascar para ayudar a cubrir el sur del Océano Índico.

Barcos de pesca chinos listos para zarpar hacia aguas internacionales amarrados en el puerto pesquero de Gaoqi, en Xiamen, China en julio pasado (Reuters)Barcos de pesca chinos listos para zarpar hacia aguas internacionales amarrados en el puerto pesquero de Gaoqi, en Xiamen, China en julio pasado

Los expertos chinos, por su parte, afirman que el IPMDA está diseñado para desacreditar las actividades marítimas de China, especialmente las de su vasta flota pesquera, que ha sido acusada de operaciones ilegales alrededor de ÁfricaSudamérica y las islas del Pacífico. Según Hu Bo, de la Universidad de Pekín, el programa de la Cuadrilateral pronto se ampliará a los buques de la guardia costera y la armada chinas.

También los expertos occidentales en defensa han destacado las aplicaciones militares de la IPMDA. “Desarrolla una infraestructura organizativa y unas prácticas de vigilancia que la Quad y sus socios podrían reutilizar para operaciones militares, incluida la vigilancia de un movimiento chino contra Taiwán”, declaró en julio el Centro de Evaluaciones Estratégicas y Presupuestarias, un grupo de reflexión con sede en Washington. Sugirió aumentar el programa con aviones no tripulados.

Los funcionarios de la Quad son reacios a decir exactamente qué países ven los datos. Pero la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, reveló que Filipinas estaba entre ellos cuando visitó el país en noviembre. Este país ha revitalizado su alianza con Estados Unidos en los últimos años, en gran parte como respuesta a los esfuerzos de China por hacer valer sus reivindicaciones marítimas en el Mar de China Meridional, que se disputan Filipinas y otros cuatro países del sudeste asiático.

Uno de los retos para esos países es que los buques guardacostas y pesqueros chinos ayudan a hacer valer las reivindicaciones marítimas, pero a menudo desactivan los transpondedores del Sistema de Identificación Automática (AIS) que transmiten su identidad y localización. En otras ocasiones, los buques chinos transmiten datos “falsos”, manipulados para que sean inexactos. En los últimos años, los buques de reconocimiento chinos también han operado en el Indo-Pacífico sin transmitir datos AIS.

Incluso los cargueros chinos son ahora más difíciles de rastrear por métodos convencionales desde 2021, cuando muchos dejaron de transmitir datos AIS tras la aprobación de una nueva ley que, según China, era necesaria para frustrar la recopilación de inteligencia extranjera. Sin embargo, están surgiendo nuevos medios de vigilancia oceánica gracias a operadores privados de satélites que ofrecen servicios que incluyen fotografía de alta resolución, seguimiento por radiofrecuencia y radar de apertura sintética. La inteligencia artificial también permite un análisis mucho más rápido de estos datos e imágenes.

La vista desde las alturas

Entre los contratistas del IPMDA se encuentra HawkEye 360, una empresa con sede en Virginia fundada en 2015. Opera una constelación de 21 satélites de órbita terrestre baja que monitorizan las señales de radiofrecuencia de los equipos de navegación, seguridad y comunicación que utilizan los buques aunque los transpondedores ais estén desactivados. Esta información puede cruzarse con imágenes de satélite y otros datos para identificar y localizar los buques.

HawkEye 360 afirma haber utilizado sus datos para ayudar a identificar buques chinos sospechosos de pesca ilegal frente a Ecuador en 2020, así como la flota de pesca de calamares cerca de Omán en 2021. También ha rastreado buques guardacostas chinos en zonas en disputa del Mar de China Meridional. En la actualidad, sus satélites pueden cubrir unos 10 millones de kilómetros cuadrados en una sola pasada y otro grupo puede volver a la misma zona en unos 60 minutos, afirma John Serafini, Director Ejecutivo de la empresa. La transmisión de datos a los clientes puede tardar entre unos minutos y una hora, añade.

La empresa declinó especificar el valor de su contrato con el IPMDA, pero dijo que suministra los datos directamente al gobierno estadounidense, que luego los distribuye a los participantes en el programa. Además, el gobierno australiano contrató a HawkEye 360 en julio para que proporcionara sus datos a la Agencia de Pesca del Foro de las Islas del Pacífico, que ayuda a sus 17 países miembros a gestionar sus poblaciones de atún.

Esa agencia tiene su sede en las Islas Salomón, que causaron alarma entre los funcionarios estadounidenses y aliados en 2022 cuando firmaron un acuerdo de seguridad con China que temen pueda conducir a una base militar china allí. China y las Salomón niegan tales planes, pero Estados Unidos y su principal aliado regional, Australia, han ampliado desde entonces sus contactos diplomáticos con las islas del Pacífico y se han ofrecido a impulsar la asistencia financiera y militar.

La esperanza de los funcionarios occidentales es que, si centran sus esfuerzos en la pesca ilegal y en otros ámbitos que preocupan realmente a las naciones del Indo-Pacífico, conseguirán un mayor apoyo a los esfuerzos estadounidenses y aliados para contrarrestar a China. Otra cuestión es si ello alterará el comportamiento chino: la pesca y las reivindicaciones territoriales son cuestiones delicadas para sus dirigentes. Pero arrojar luz sobre las turbias maniobras marítimas parece un buen punto de partida.