Impacto 107.3

jueves 18 de julio de 2024

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 26.22°C | ST: 26.22°C

El desgarrador relato de Ricky Sarkany sobre la muerte de su hija Sofía: “Entendí que todo se transforma”

Al cumplirse dos años de su fallecimiento, el diseñador brindo un descarnado detalle de sus últimos días. La conexión con su nieto, Félix y el revelador encuentro casual con Gustavo Yankelevich

La diseñadora Sofía Sarkany murió el 29 de marzo del 2021 a los 31 años en una clínica de Florida, Estados Unidos, donde se encontraba internada a causa de un cáncer de cuello de útero. Unos días antes había sido madre de Félix junto a su pareja, Tomás Allende, por el método de subrogación de vientre, ya que al enterarse de su diagnóstico, decidió congelar óvulos.

De esta manera Sofía llegó a cumplir su último deseo: ser mamá. Rodeada del amor de su familia, la hija mayor del zapatero más prestigioso de la Argentina, que heredó su pasión por el arte y el diseño, cerró los ojos una semana después de conocer a su bebé. Antes de entrar a terapia intensiva, les dijo a sus padres tres palabras que definen su vida: “Fui muy feliz”. Esa fue su despedida.

Al cumplirse dos años del fallecimiento, el diseñador Ricky Sarkany brindó una entrevista al ciclo Caja Negra, conducido por Julio Leiva, donde abrió su corazón y presentó un relato cargado de emociones, donde no solo se refirió a la pérdida, sino también a cómo sigue la vida después de tanto dolor.

“Tuve la suerte de poder aprender tanto con ella, de haberla disfrutado”, comenzó su evocación de la joven. “Fue la primera persona que nos hizo sentir familia, porque hasta ese momento éramos marido y mujer, y fue la primera persona después de mi mujer de la cual me enamoré”, señaló, y profundizó en la conexión con su hija mayor. “Pude convivir con ella porque ella amaba como yo todo lo que tiene que ver con la moda, con la creatividad…”.

Ricky y Sofía Sarkany (@rickysarkany)Ricky y Sofía Sarkany

Además, la recordó con algunas máximas que representaron su filosofía de vida: “Ella siempre repetía muchas frases como que hay que hacer de su vida la mejor obra de arte. Ella repetía siempre que sueños tienen muchos, pero expectativas prefieren no tener. Y me dejó una enseñanza inmensa, porque hasta último momento se rio”, reveló el diseñador, y sumó un dato desgarrador de su relación. “Cuando la iban a llevar a hacer un estudio se escuchaba su grito ‘papi no llores, eh’, o llamaba a mis amigos y decía ‘cuiden a mi papá’”.

Durante la charla con Leiva, Sarkany también habló de la llegada de su nieto. “(Sofía) tenía un sueño, que era el de tener un hijo”. aseguró Ricky. “Félix nació 5 días antes de que ella falleciera, tranquilamente eso no debió haber sido por el estado que tenía, pero sí lo pudo tener en brazos, tener contacto”, añadió.

Respecto de los últimos momentos con Sofía y sus hermanas, expresó: “Cuando estaba intubada nos pidieron que nos despidamos, pero vuelven Clara, Josefina y Violeta a estar con ella y con Tomy, su marido. Le iba bajando el pulso y entonces le ponen una música que a ella le gustaba escuchar, le hacen mimitos, le hablan, y llega la enfermera desesperada, ‘no sé qué están haciendo, pero síganlo haciendo porque el pulso está normal’. Luego comentan que le cayó una lágrima. Y en un momento estamos nosotros esperando y salen los cuatro y cuando pregunto qué pasó, contestan ‘fue hermoso′. Yo no sé cómo encontrar algo hermoso dentro de lo que pasó, es un sentimiento tremendo, desgarrador”, manifestó.

Según explicó, el desafío desde ese momento fue transformarse, y lo relacionó con su oficio. “Nosotros transformamos un pedazo de cuero, una suela, un taco, una plantilla. Y se trata de transformar el recuerdo más tremendo que puede sufrir una persona en el recuerdo más hermoso”.

Ricky Sarkany y su nieto Félix
Ricky Sarkany y su nieto Félix

A continuación, se refirió a su experiencia personal. “Pasé de mi ateísmo puro a necesitar seis escribanos que me pongan un sello para contarme que esto que pasa aquí es verdad. Que me digan ‘estate atento a las señales que puede haber’. Estuve un mes sin salir del departamento, en Miami, la forma más sencilla de mitigar el dolor era tirarme por el balcón”, afirmó, y profundizó en esta situación: “Es de gente totalmente débil y no era mi caso, pero el dolor es tan grande que uno lo quiere apaciguar de alguna manera”.

En ese contexto llegaría el mensaje tan esperado: “Hacía un mes que no me afeitaba y un día salí a caminar con mis cuñados. Y un señor me grita ‘Ricky, mucho gusto, soy Gustavo Yankelevich. La verdad es que recibiste miles de mensajes y mío ninguno. Yo no estoy acá por casualidad. A mí me mandaron acá’”, contó sobre lo que le dijo el productor, que también había perdido a su hija Romina, cuando ella tenía 36 años. El empresario profundizó en el camino de casualidades que los habían llevado a coincidir en esa esquina de Miami “Me encontré con él y me contó con total confidencialidad ciertas cosas que pasaron, y ahí es cuando empecé a entender que nada se rompe, todo se transforma y que sabemos muy poco de la vida, poco del universo, poco del tema espiritual”.

Más adelante, Sarkany volvió a referirse directamente a su hija. “Fue un privilegio de haber tenido a Sofía, podía haber vivido 30 años más, 60, 100 años, todo era poco”, reflexionó. “¿Cómo se mide la vida? ¿Se mide en días, en años, en meses, en risas? Yo te aseguro que si lo medimos en momentos, de emoción y disfrutar, Sofía fue millonaria en la vida”, afirmó, y cerró con el relato de otro encuentro que tuvo con una persona que no llegó a despedirse de su hija. “Yo quería saber dónde estaba Sofía. ‘En tu corazón’, me dijo. Y la verdad que la llevo, y el resto de mi vida es un tributo permanente por sus enseñanzas, por sus risas, por su legado”, cerró.