Impacto 107.3

viernes 14 de junio de 2024

Bella Vista: Nubes | Ahora: 26.29°C | ST: 26.29°C

Crimen de Joaquín Sperani: qué dice la ley sobre la inimputabilidad

El menor habría sido asesinado a golpes por uno de sus amigos desde la infancia, que tiene su misma edad, y actualmente está detenido en un centro penal juvenil de la provincia de Córdoba.

El caso de Joaquín Sperani, el adolescente de 14 años que fue asesinado a golpes en Córdoba generó estupor en la sociedad no sólo por la circunstancias de su crimen, sino además porque el principal sospechoso sería su amigo desde la infancia, otro menor de su misma edad. 

Según se conoció en las últimas horas, el joven habría confesado el asesinato, pero también dio versiones contradictorias que dificultaron el hallazgo del cuerpo de Joaquín, que fue encontrado sin vida a causa de un traumatismo de cráneo por un daño encefálico que le provocó la muerte inmediata, luego de recibir más de 10 golpes en la cabeza.

Al ser el principal sospechoso menor de edad, la causa quedó en manos del juez Sebastián Ignacio Moro, a cargo del juzgado de Control, Niñez, Adolescencia, Penal Juvenil, Violencia Familiar y de Género y Faltas de Laboulaye, provincia de Córdoba.

El juez dispuso el lunes 3 de julio el traslado del presunto homicida al Centro de Admisión y Diagnostico (CAD), que depende del Complejo Esperanza de la ciudad de Córdoba. En ese lugar, el chico de 14 años será sometido a estudios diagnósticos, psicosociales y ambientales, según se informó oficialmente.

El Poder Judicial provincial informó mediante un comunicado que el traslado del joven, que por su edad es inimputable, se realizó «para su resguardo» y que el destino fue un centro penal juvenil.

La información judicial indica que «se pudo establecer la presunta participación no punible de un niño de 14 años en la muerte de J. S. F» y añade que «el adolescente involucrado en el hecho actualmente se encuentra alojado para su resguardo en el Centro de Admisión y Diagnostico (CAD), que depende del Complejo Esperanza, de la ciudad de Córdoba», donde en las próximas horas se llevarán a cabo estudios diagnósticos, psicosociales y ambientales.

Desde el juzgado se precisó que, en la situación de adolescente no punible, ya está interviniendo la Secretaría de Niñez Adolescencia y Familia (Senaf).

Qué dice la ley sobre la edad mínima de punibilidad 

Según establece la ley en Argentina con el Régimen Penal de Minoridad, la edad de imputabilidad es a partir de los 16 años, por lo que los menores de 16 años no pueden ser juzgados. En su artículo 1, la ley 22.803 establece que “no es punible el menor que no haya cumplido dieciséis (16) años de edad”.

“Si existiere imputación contra alguno de ellos la autoridad judicial lo dispondrá provisionalmente, procederá a la comprobación del delito, tomará conocimiento directo del menor, de sus padres, tutor o guardador y ordenará los informes y peritaciones conducentes al estudio de su personalidad y de las condiciones familiares y ambientales en que se encuentre”, dice la legislación.

En esa línea, aclara que “en caso necesario pondrá al menor en lugar adecuado para su mejor estudio durante el tiempo indispensable”.

Y que, si de los estudios realizados resultare que el menor se halla abandonado, falto de asistencia, en peligro material o moral, o presenta problemas de conducta, “el juez dispondrá definitivamente del mismo por auto fundado, previa audiencia de los padres, tutor o guardador”.

“Si bien esta ley no da motivos, ni explica el porqué de la inimputablidad de un menor de 16 años, la doctrina entiende que su fundamento radica en la idea de que el niño, niña o adolescente es un sujeto en formación, y por lo tanto adolece de de madurez mental para comprender ciertos actos complejos de la vida”, explicó en un artículo publicado tiempo atrás en InfoJus el abogado especialista en derecho penal Facundo Pérez Lloveras.

En esa línea, detalló que “el hecho de ser un sujeto en formación y no haber alcanzado aún el máximo desarrollo psico-psiquiátrico esperable según sus circunstancias personales, implicaría una mengua en el espacio de autodeterminación personal libre y responsable, que será más reducido cuando menor sea la edad del sujeto y que se ampliará progresivamente a medida que vaya creciendo”.